¿POR QUÉ APARECEN MANCHAS EN LA PIEL DEL ROSTRO?

PIELES MADURAS, ¿CÓMO CUIDARLAS Y QUE PRODUCTOS COSMÉTICOS USAR?

Las pieles maduras necesitan cuidados especiales y el uso de cosméticos específicos. Día a día, envejecemos y nuestro organismo se ve afectado por diferentes efectos del paso de los años. Hoy en día, afortunadamente, existen soluciones cosméticas muy eficaces. En esta publicación, queremos ayudarte a rejuvenecer tu piel, tu imagen y tu aspecto.

Características de las pieles maduras

La piel madura, por lo general ve reducida su capacidad funcional, motivo por el cual está más desprotegida ante los factores ambientales y tiende a padecer problemas y enfermedades cutáneas.

Los rasgos diferenciales de estas pieles son:

  • Sequedad y tacto áspero.
  • Presencia de arrugas.
  • Cromatismo amarillento.
  • Aparición de manchas y pigmentaciones irregulares.
  • Venitas antiestéticas o cuperosis.
  • Rigidez, fragilidad y dificultades para cicatrizar.

Envejecimiento cutáneo y cambios morfológicos

Existen dos procesos de envejecimiento en la piel de las personas adultas: extrinseco e intrínseco. El primero es ocasionado por elementos ajenos al organismo, como la climatología o los hábitos poco saludables. El segundo, deriva del paso del tiempo, la genética, las hormonas personales y el lugar de residencia. Ambos provocan modificaciones cutáneas que afean y deterioran la presencia cutánea.

Cómo cuidar las pieles maduras

En cuanto detectas los primeros efectos de envejecimiento en tu piel, incluso antes a modo preventivo, debes comenzar a protegerla.

Para ello, es importante adoptar una serie de hábitos cotidianos y, también, utilizar buenos productos, de los que luego hablaremos. Estas son las pautas que te conviene seguir:

  • Máxima hidratación, tanto por fuera como por dentro. Lava tu rostro con agua fría a diario, por la mañana y por la noche. Acostúmbrate, también, a beber un par de litros de agua al día como mínimo.
  • Alimentación saludable. Existen nutrientes e ingredientes muy beneficiosos para el rejuvenecimiento cutáneo, como la vitamina C, el zinc y el omega-3. Comer cítricos, ostras y pescado azul, por ejemplo, es muy positivo. En cualquier caso, somos lo que comemos. Si te alimentas sano y variado, tu cutis lo reflejará.
  • Combate a los enemigos. Fumar, tomar demasiado café, ducharte o bañarte con agua muy caliente y tomar el sol más de la cuenta, sin protección, son acciones que aceleran el envejecimiento en la piel. ¡Evíta estas prácticas!
  • Cosmética regeneradora. A partir de los cuarenta años, apostar por los productos idóneos es fundamental para tu futuro cutáneo. Es una inversión en salud y belleza que, verdaderamente, merece la pena. Por eso, voy a recomendarte algunos de los productos más eficaces que tenemos en nuestra tienda online. Si necesitas un asesoramiento más personalizado, no dudes en contactar conmigo.